Española de 18 años raptada por secta Gnosis, trasformada en esclava sexual fue localizada en Chile

Patricia Aguilar fue interceptada en el aeropuerto de Santiago. El comandante del vuelo donde viajaba avisó que la joven iba “dopada y balbuceaba” y estaba acompañada de un hombre que nunca la dejaba sola. Se trataría del líder de la secta, quien vive con ocho jóvenes sumisas. Ambos fueron deportados de vuelta a Lima. La familia está angustiadísima desde el 7 de enero, día en que cumplió la mayoría de edad y que le perdieron el rastro.

Fue el 18 de marzo de este año, cuando el piloto de un avión que arribó a Santiago desde México, alertó a Interpol de una extraña pareja. “La chica es muy joven y parece que va dopada, balbucea. El hombre que la acompaña no la deja sola, va con ella al baño y apenas le permite hablar”, relató el comandante del vuelo cuando estaban en el aeropuerto Pudahuel.

La joven era Patricia Aguilar, de 18 años, española, buscada intensamente por su familia desde su desaparición, el pasado 7 de enero, con la recaudación del negocio familiar (6.000 euros) y un mensaje de texto que decía: “Estaré bien. Os hablo en horas”. Él sería un ciudadano peruano de 34 años, conocido como uno de los siete reyes de la creación del grupo sectario Gnosis en Latinoamérica. Aunque también responde a su nombre mortal como Félix Steven Manrique.

El padre de Patricia, Alberto, y su prima Noelia Bru, quien ha sido la portavoz de la familia, estuvieron ayer en el programa Espejo Público de Antena 3, donde contaron que la pareja trató de “moverse por el continente sudamericano. Intentaron entrar en México, no pudieron entrar. Entonces viajaron hasta Chile y tampoco pudieron entrar. Y los deportaron otra vez de donde provenían: a Lima”. El papá agregó además que la última vez que supieron de la joven fue este mismo lunes: “Mandó un mensaje de whatsapp en el que preguntó hola qué tal”.

Noelia está preocupada por ese mensaje. “Nos tememos que la situación es complicada. Nos tememos que al salir la identidad de esta persona, esté a punto de colapsar. Ese intento de comunicación lo está haciendo para intentar obtener información. El riesgo está en que al salir la imagen y el nombre hubo ese contacto y a partir de ahí ya no llegan más mensajes, ya no le entran los whatsapp sólo tienen un check y están empezando a borrar toda clase videos, de identidad, ya no están en la red. Borraron todo tipo de archivos con falsificaciones, firmados por todo tipo de presidentes, con amenazas veladas, incitación a la violencia. Están borrando las huellas de lo que creen que les puede traer problemas”.

Patricia se habría acercado a esta secta Gnosis cuando era aún menor de edad. Tenía 16 años, cuando un tío falleció con apenas 29 años. “Estaba vulnerable total, no demostró el dolor. No cambió demasiado, pero pensábamos que era su forma de llevar el duelo”, dijo Bru en su momento. En ese tránsito, la joven “no dejaba a nadie acceder a su ordenador ni a su móvil. Me pedía libros que yo misma le buscaba sin reparar en ellos, pensaba que era una forma de sobrellevar la pérdida de su tío”, afirma la prima.

Luego han sabido que eran materiales de la secta, órdenes y encargos de la misma. Un grupo que mezcla el conocimiento, con el tarot, la meditación y la magia sexual. Entre algunas de sus premisas figuran, entre otras, la idea de que los bebés son fruto del diablo.

Fuente: elmostrador.cl
Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment