Evalúa las circunstancias

La toma de decisiones de calidad requiere condiciones que fortalezcan el resultado y la consecuencia de la decisión que tomamos, por eso, tomar las decisiones correctas requiere saber cuando hacerlas y cuando no. 

Estar bajo presión no es buen momento para tomar decisiones, porque nuestro principal motivo para tomarlas son las opiniones de los demás y entonces, nos sentiremos desesperados. ¡Encontrarnos en una posición débil dificultará nuestra toma de decisiones!

Considera momentos en los que tuviste que tomar decisiones importantes en las semanas pasadas. Evalúa las condiciones por las que estabas pasando en esos momentos. ¿Estabas bajo presión? ¿Analizaste todas y cada una de las decisiones disponibles? ¿Escuchaste las información y los detalles que alumbraban esta decisión? ¿Estabas en una posición de fortaleza o debilidad?

Habla con Dios respecto a los momentos en los que tengas que tomar decisiones críticas, e identifica con Dios los pasos y estrategias que tomarás para evitar tomar decisiones cuando las condiciones no son las adecuadas.

Recuerda que las decisiones enriquecen o restan a nuestra vida y que determinan el nivel de gozo o dolor que podemos experimentar.


Tu amigo, Randy O. Morrison.

Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment