Enseñanzas de la Biblia que todo buen líder debe conocer

Esta temporada de vacaciones y de Semana Santa, más allá de descansar y salir de la ciudad, también podemos aprender mucho sobre liderazgo –seamos creyentes o no– de algunos versículos de la Biblia, los cuales nos enseñan que con pequeñas acciones se puede cambiar nuestra relación laboral y el resultado de nuestro trabajo.

1. En el versículo Juan 13:12-15 quedó asentado que Jesús lavó los pues de algunos discípulos para mostrarles que a pesar de ser “Maestro y Señor” puso el ejemplo, en este caso de humildad y unión. Del mismo modo, trabajar al par de tu equipo, realizando algunas actividades similares a las de ellos, será benéfico para los resultados laborales.


2. En Corintios 13:4-8, podemos encontrar que “el amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso”, algunos podrían decir: ¿qué relación tienen esta oración con el mundo laboral? Todo lo que se hace con pasión y amor rinde mejores frutos, es así que todo buen líder debe promover entre sus compañeros que no se debe actuar con envidias ni orgullo, ya que es mejor trabajar viendo de frente que comparándose.

3. También en Mateo 20:25-26 quedó plasmado “Jesús los llamó y les dijo: como ustedes saben, los gobernantes de las naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad”.

Podemos identificar que, a mayores responsabilidades incrementa el poder, sin embargo, muchas veces la altanería y sentimiento de superioridad hace que los líderes pierdan la cabeza. Recuerda que estás al mando, y eres un guía no un ser superior.

4. En Juan 3:30, hay una oración que tiene que estar presente en todo buen líder “A él le toca crecer, y a mí menguar”. Cuando se es la cabeza de algo, mantener la serenidad o el orden es de vital importancia, pues todos los que creen o depositan confianza en su líder esperan una respuesta por parte de su “cabecilla” ante cualquier situación.

5. En Mateo 20:27-28 podemos apreciar que “el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir”, aquí podemos identificar que, como antes lo mencionamos, tener presente que un líder también sirve a su equipo ayuda a mejorar la relación y todo se traduce en un dar y recibir equitativo.

Fuente: www.mundoejecutivo.com.mx
Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment