Alejo Navarro, un ocañero que se inspira en Dios

Image
El proyecto musical que ideó mientras estudiaba ingeniería industrial, en la Universidad Industrial de Santander, se consolidó en la agrupación Alejo Navarro y La Embajada.

Sin embargo, no fue suficiente para dar a conocer el talento que desde niño mostró a sus padres, amigos y compañeros de clase.

Se necesitaba dinero, producción musical y ritmos que lo identificaran. Por eso, empezó a experimentar con los sonidos folclóricos que caracteriza a los colombianos.

Alejo Navarro, de 29 años, ha logrado posicionar en la industria musical dos canciones: ‘Lléname’ y ‘Te encontré’, que sirven de antesala al lanzamiento de su primer disco dentro de dos meses.

Su identidad definida por los sonidos del pop latino está alejada de las notas vallenatas que podría indicar el nombre de su agrupación aunque, reconoce, que del sonido de la caja, la guacharaca y el acordeón también tiene una que otra influencia.

“El primer sencillo, ‘Lléname’, tiene una fusión con vallenato. Queremos seguir mezclando el pop con los ritmos de cumbia, bossa nova, salsa, entre otros, que sea algo más Latinoamericano”.

Las 10 canciones, que se conocerán próximamente, llevan impresos los sentimientos de quienes integran la agrupación.

Los mensajes o letras de las composiciones, en su mayoría,  son inspirados en el amor de Dios, pero aún así no está condicionado a ninguna religión.

“Todos pueden hacer uso de las canciones como mejor les parezca, dedicarlas, etc, pero el propósito con el que las creamos fue en el amor de Dios”.

No está interesado en dar a conocer sus creencias religiosas, que es lo que muchos podrían pensar, sino en poner ritmo a letras que inspiren sentimientos positivos.

El mundo de las artes, como define todo lo relacionado a las expresiones artísticas, ha sido su fundamento durante los últimos ocho años de su vida.

Se desempeña como gestor cultural, docente en la Universidad Francisco de Paula Santander y en el Sena, donde promueve diferentes proyectos culturales.

“Ser músico no me impide ni me quita credibilidad cuando ejerzo como ingeniero industrial. El éxito está en que cada proyecto tiene su espacio, ninguno interfiere en el otro”.

Por ahora, lo que ocupa su mente es la agenda que debe organizar para ampliar su horizonte musical, más allá de Ocaña, Bucaramanga, Cúcuta y Bogotá.
Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment