Luis Rodríguez: “Dios me dio el don de ser un jugador capaz de jugar en cualquier posición”

Luis Rodríguez, pelotero venezolano del equipo del Los Leones del Caracas, jugó en la ronda regular 51 encuentros en la segunda base, cuatro en el primer cojín, en dos salió como bateador designado y en uno como emergente. Además ha sido hasta de cuarto bate de los Leones del Caracas. Su versatilidad y capacidad para embasarse lo han convertido en pieza inamovible del lineup del manager Frank Kremblas en el joven round robin de la temporada 2012-2013.

“Siempre estoy mentalizado en hacer las cosas bien en cualquier lugar que me ponga el manager Kremblas. Hace poco conversé con el coach de tercera base Franklin Font acerca de eso. Dios me dio el don de ser un jugador versátil y lo he sabido aprovechar. Gracias a que puedo jugar en cualquier posición me he podido mantener en el beisbol organizado. Sin duda, esa es una de
mis virtudes”, dijo Rodríguez en el Universitario.

Rodríguez, ayer segundo bate y camarero, aseguró que durante la campaña regular vivió malos momentos. Su primer año con el uniforme de los Leones del Caracas lo exigió como nunca, cayendo, a veces, en la desesperación.

“Este es mi primer año con el equipo y eso me puso mucha presión. La concentración fue clave para mí. Al principio de la temporada quería hacer más de lo que podía, sin embargo, con el pasar de los juegos me tranquilicé y las cosas me salieron bien. Me he enfocado en coger buenos turnos y aquí estoy”, explicó el infielder de 32 años de edad, quien pese a cometer dos errores e irse en blanco en tres turnos el pasado 2 de enero ante Caribes de Anzoátegui tiene la frente en alta.

“Hay juegos malos y buenos. Sólo queda seguir trabajando. Somos un gran equipo”, avisa.
Rodríguez tiene una tarea pendiente: desarrollar velocidad. Informó él, lo que le ha impedido establecerse en las grandes ligas es no poder robar bases con frecuencia.

“Creo que la razón por la cual no he podido ser un jugador de todos los días en las mayores es mi falta de velocidad. Tengo que ser más veloz. Ese es un aspecto de mi juego que necesito mejorar. Gracias a Dios soy un pelotero que sabe correr las bases, aunque tengo que robarlas más. Nunca es tarde para mejorar y en eso estoy trabajando”, explicó quien ha vestido las indumentarias de los Mellizos de Minnesota, Padres de San Diego y Marineros de Seattle.

En la práctica de bateo de ayer Luis Rodríguez tuvo la compañía de su hijo Luis Sebastián, quien a su corta edad parece estar encaminado a convertirse en pelotero por su estampa y estilo al momento de batear. “Dios quiera que mi hijo sea pelotero. Nadie en la familia lo ha obligado. Él me admira mucho y quiere ser como su padre. Todo lo que hago lo quiere hacer”, comentó con una sonrisa Rodríguez, pieza vital para los Leones durante toda la temporada.
Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment