Crece temor de cristianos en Mali


La misionera valenciana Felisa Alcocer, que actualmente lleva diez años en Bamako, la capital de Mali, señaló ayer que están viviendo "con incertidumbre y nerviosismo" la actual situación bélica del país "porque, aunque hay mucha vigilancia, los rebeldes pueden llegar en cualquier momento. Se encuentran a poco más de un centenar de kilómetros, y no se sabe en qué va a terminar esto", dijo la misionera valenciana a la agencia de noticias del arzobispado.

Alcocer, de 67 años, explicó que, según los testimonios de los refugiados que llegan a la capital, "a los primeros que cogen los rebeldes son a los cristianos". Y aseguró que la iglesia de la localidad de Djabali, a 400 kilómetros de la capital Bamako, fue tomada ayer y ocupada por los insurgentes, que "han colocado la bandera arriba".

La religiosa, que pertenece a la congregación de María Inmaculada, asegura que "la embajada nos ha llamado ahora para que pidamos a todas las religiosas en el país que vengan a refugiarse a Bamako". "Algunas personas que conocemos en las zonas de conflicto nos han explicado que cuando los rebeldes llegaron a la ciudad de Djabali, lo primero que hicieron fue atacar la iglesia e instalarse allí mientras que el catequista tuvo que huir con el Santísimo", añadió.

La religiosa afirma que "los refugiados que huyen de las zonas de conflicto son muchísimos y cada vez habrá más porque los rebeldes salen de todos los lados". "Estamos rezando para ver si esta gente se convierte al bien, pero no es fácil". Felisa Alcocer manifestó que "de momento en Bamako no hay rebeldes aunque ya han detenido a algunos que se dedicaban a informar a la población por si alguien quiere unirse a ellos y algunas familias por miedo se han vendido al sentirse amenazados".

Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment