En Turquía, es casi imposible levantar cualquier templo que no sea una mezquita


Religión. Estambul/ABC. En Turquía, los fieles han de ceñirse a los lugares de culto ya existentes. Es casi imposible levantar cualquier templo que no sea una mezquita. En 2003, al hilo de la negociación para el acceso de Turquía a la Unión Europea, el partido en el gobierno, el islamista moderado AKP, levantó las restricciones legales a la libertad religiosa que habían existido durante los primero ochenta años de la República. En teoría. Hace siete años, por ejemplo, la Iglesia de la Salvación, protestante, solicitó autorización para la construcción de diez nuevos templos. Todavía está esperando para el primero.
«Hasta 2003, las leyes urbanísticas sólo permitían la apertura de mezquitas», explica el abogado Orhan Kemal Cengiz. «Desde entonces, estas leyes se han ido modificando, sustituyendo el término «mezquita» por el de «lugar de culto», pero eso no ha resuelto el problema. Los gobernadores y los ayuntamientos no expiden los permisos necesarios», dice Cengiz, quien conoce de primera mano estas dificultades: en 2003 logró, tras un largo y penoso proceso legal, las autorizaciones para la apertura de dos nuevas iglesias.
«Existe una circular que exige que los templos cubran un mínimo de 2.500 metros cuadrados. Obviamente, esto crea enormes dificultades», explica el periodista Serkan Ocak, quien cita un caso ocurrido recientemente en Ankara: el prefecto municipal denegó el permiso para una iglesia protestante en el barrio de Cankaya con el argumento de que «no había suficiente espacio». De acuerdo con la ley, sólo se permite a las fundaciones llevar a cabo dicho trabajo. Así, recurriendo a estos tecnicismos, las reclamaciones nunca se resuelven.
Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment