Nueva campaña de publicidad atea: Ahora no hay que hablar a los niños de Dios



ReinoUnido/Cope. No hay que enseñarles quién es Dios, no hay que bautizarles y los padres no tienen que "influir" a los niños. Este el objetivo de la nueva campaña atea en el Reino Unido que ya tiene anécdota: los niños del anuncio fueron elegidos por su felicidad y, precisamente, son hijos de un pastor anglicano. Y el debate ya se ha abierto: ¿Puede un padre alimentar y cuidar a sus hijos por su bien y, sin embargo, no debe "influirles" en la razón de su vida? ¿Etiquetamos a nuestros hijos cuando les enseñamos la existencia de Dios?

Querían dar un nuevo golpe de efecto. Buscar la imagen de dos niños pequeños alegres, felices, para demostrar que se puede vivir en plenitud sin las ataduras de las religiones. Este era el objetivo de la nueva campaña impulsora del ateísmo de la Asociación Humanista Británica. La primera consiguió un fuerte impacto tanto en el Reino Unido como en algún que otro país europeo, entre ellos España. Se trataba de los anuncios en los autobuses con el mensaje: "Probablemente no hay Dios. Deja de preocuparte y disfruta de la vida".

En esta segunda ocasión, este movimiento ateo quería dar una nueva vuelta de rosca. Demostrar con una imagen de dos niños contentos que la vida sin la supuesta imposición de las creencias de sus padres es plena y feliz. De esta manera buscaron en una agencia de publicidad los rostros de los pequeños que mejor reflejaran su propósito. Eligieron dos instantáneas de dos niños que, objetivamente, rebosan de felicidad. Comenzó la campaña publicitaria con esas fotografías y el siguiente slogan: "Por favor no me etiquetes. Déjame creer y escoger por mí mismo". Estos anuncios ya se pueden ver por todo el Reino Unido.

Sin embargo, se ha dado la siguiente circunstancia que ha revelado el periódico "The Times": esos niños alegres y felices son así porque su padre, Brad Mason, es un anglicano evangélico. También es diseñador gráfico y fotógrafo, y con el fin de conseguir algún ingreso extra para su familia fotografió a sus hijos y llevó las instantáneas a la agencia de publicidad contratada por el movimiento ateo.

Ante tal curioso hecho, el padre ha manifestado que obviamente hay algo en las caras de sus hijos "que es diferente" al resto de los niños, "por eso fueron escogidas, lo que es irónico y al mismo tiempo un cumplido. Muestra que hemos educado a nuestros hijos de un modo que les hace felices". Sus hijos, los protagonistas de la campaña, se llaman Olli y Charlotte de 7 y 8 años respectivamente.

Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment