Oran porque vuelva la paz a su comunidad

Debajo de las ventanas con vitrales de una pequeña iglesia de estuco blanco, una mujer estudiaba detenidamente una Biblia y otra se secaba las lágrimas mientras rezaban para que terminara el derramamiento de sangre en esta ciudad agrícola del Centro de California, en Estados Unidos.
Durante las últimas semanas, las personas se han estado reuniendo en todo Salinas para llevar a cabo vigilias de oración y manifestaciones antiviolencia en medio de un aumento en la violencia de pandillas que ha transformado al lugar de nacimiento del autor John Steinbeck en uno de los lugares más violentos de California.
Los tiroteos han dejado a los padres temerosos de que sus hijos se conviertan en víctimas inocentes de la guerra entre pandillas, afirmó el pastor Frank Gómez, del Centro Familiar de la Iglesia Metodista Unida del Este de Salinas, una de las siete iglesias que han invitado a miembros de la comunidad a acudir a orar por turnos.

El año pasado, Salinas registró el cuarto índice de homicidios más alto entre las grandes ciudades – por debajo de las zonas urbanas de Compton en el Sur de California, y Oakland y Richmond en la zona de la Bahía de San Francisco.

En 2007, la cantidad de homicidios asociados con pandillas aumentó de cuatro a nueve. El año pasado, 23 de los 25 asesinatos de la ciudad estuvieron relacionados con pandillas. Hoy, a ocho meses del comienzo de este año, los 21 asesinatos de este año estuvieron asociados con pandillas, según la policía.


La comunidad organizó varias manifestaciones para protestar ante el aumento de la violencia de pandillas, y las iglesias realizaron una serie de vigilias de 24 horas que finalizaron el domingo. "Orábamos continuamente sobre el mismo tema… orábamos por la paz en la comunidad", señaló Gómez. Algunos residentes, como Colleen Jordan, encargada voluntaria, están solicitando más acción por parte del orden público.
Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber qué opinas...escríbenos: